La ONU (y el mundo) reacciona ante la destrucción del patrimonio cultural en Siria

Por Blanca Lopez
La ONU (y el mundo) reacciona ante la destrucción del patrimonio cultural en Siria

SEGÚN LA UNESCO, EL CONTRABANDO DE BIENES CULTURALES E HISTÓRICOS FUERA DE ORIENTE MEDIO ES YA UNA DE LAS PRINCIPALES INDUSTRIAS ILEGALES, JUNTO CON LAS ARMAS, LAS DROGAS Y EL TRÁFICO DE PERSONAS.    

La erradicación de ciudades y monumentos históricos no es algo nuevo, es una práctica que se ha repetido a lo largo de la historia en la medida en que ha sido siempre la consecuencia o el origen de los conflictos de la sociedad. No en vano, el patrimonio cultural es nada más y nada menos que la prueba tangible e intangible de la evolución humana y la interacción entre culturas. 

Algo ha cambiado sin embargo en relación con el saqueo del legado cultural que ha despertado finalmente un debate internacional y la reacción unánime del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Gobiernos y otros organismos internacionales.  La destrucción deliberada del patrimonio cultural como parte de una estrategia de «limpieza cultural» y de financiación de actos terroristas a través del tráfico ilegal de bienes culturales y antigüedades. Y lo que es más importante, al contrario que en las conquistas y batallas de los viejos imperios, el vandalismo cultural hoy se retransmite en todo el mundo practicamente en directo, lo que hace imposible no despertar conciencias y provocar alguna reacción. El mundo ya no puede escudarse en eso de «ojos que no ven, corazón que no siente». 

La preocupación de la comunidad internacional se centra ahora en el empeño feroz del Estado Islámico (ISIS) por erradicar las raíces históricas y la diversidad cultural. Según el arqueólogo de la Universidad de BostonMichael Danti, la destrucción de los tesoros culturales de Siria y partes de Irak es «la peor crisis del patrimonio cultural desde la Segunda Guerra Mundial»

En este contexto, importantes eventos han copado las noticias en las últimas semanas que reflejan el firme compromiso internacional para luchar contra esta situación:

1. Resolución histórica del Consejo de Seguridad de la ONU para la protección del patrimonio cultural.

El pasado 24 de marzo, se adoptó por unanimidad la resolución 2347 después de que la Directora General de la Unesco Irina Bokova participara en el debate público del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre «mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales: destrucción y tráfico del patrimonio cultural por parte de grupos terroristas en situaciones de conflicto armado». Una resolución histórica por dos motivos: se trata de la primera declaración específicamente dirigida a proteger el patrimonio cultural y la primera vez que se da voz en este foro al Director-General de la UNESCO.

De acuerdo con las declaraciones de la Directora Bokova «la destrucción deliberada del patrimonio es un crimen de guerra, se ha convertido en una táctica para desgarrar a las sociedades a largo plazo, en una estrategia de limpieza cultural. Por esa razón, defender el patrimonio cultural es más que un asunto cultural, es un imperativo de seguridad inseparable de la defensa de la vida humana». 

Leer la Resolución 2347​

2. La Unesco crea un fondo global para proteger los tesoros mundiales de la guerra y el terrorismo.

Pocos días antes del anuncio de la histórica resolución de Naciones Unidas, 75 millones de dólares eran los protagonistas de una conferencia que tuvo lugar en el Museo del Louvre en Paris. Gobiernos y filántropos se han comprometido con esa inversión inicial a apoyar el fondo que la Unesco ha puesto en marcha con el objetivo de unir fuerzas y salvaguardar el patrimonio cultural y los bienes históricos de cada país. (fuente AFP)

Donaciones de Francia, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Luxemburgo, Marruecos y Suiza, unidas a la donación privada de 1 millón de dólares del filántropo de Estados Unidos, Tom Kaplan, han hecho posible el lanzamiento del fondo. 

La Alianza Internacional para la protección del patrimonio cultural en zonas de conflicto (ALIPH) con sede en Ginebra es la encargada de supervisar la iniciativa de la Unesco y espera alcanzar la cifra de 100 millones de dólares para 2019.  El dinero no sólo va a estar destinado a prevenir la destrucción de monumentos y enclaves históricos en zonas de conflicto, contribuir a la restauración de piezas y antigüedades y combatir el tráfico ilegal de bienes culturales. ALIPH está planteando el objetivo de crear una red segura de lugares «refugio» para el almacenamiento temporal de propiedades históricas amenazadas. 

3. Arqueólogos trabajan en secreto para salvar el patrimonio en Siria. 

La BBC ha publicado recientemente que una tecnología desarrollada por una empresa británica dedicada a la prevención del crimen, está ayudando a los arqueólogos a luchar contra el expolio de reliquias históricas de valor incalculable por parte de mafias y grupos terroristas. Un mercado ilegal a escala internacional sin precedente que mueve millones de dólares según valoraciones de UNESCO.

Trabajando en secreto en zonas alejadas del control del gobierno, los arqueólogos sirios estarían cubriendo las piezas más valiosas del país con una solución invisible al ojo humano pero detectable por rayos ultravioleta. Un sistema de rastreo que están utilizando para proteger entre otros, mosaicos romanos, cerámica bizantina y esculturas con la esperanza de persuadir a coleccionistas privados de comprar este tipo de bienes históricos a traficantes, con la amenza de persecución y carcel. 

Syria cultural heritage threaten by terrorists and criminal gangsPanorama de las columnas de Palmira. Antigua ciudad de Tetrapylon. Getty Images

El contrabando del valioso patrimonio cultural fuera de Oriente Medio se situa ya en los primeros puestos de la lista de industrias globales ilegales, al lado de las armas, las drogas y el tráfico de personas. Hay mucho trabajo por hacer. Preservar el patrimonio cultural y la identidad histórica debería de ser una prioridad para todos los Gobiernos y Naciones. Es triste tener que ser testigos de tantas atrocidades para que se tomen medidas efectivas. Mientras el mundo se centra en construir la sociedad digital, nosotros lamentamos la destrucción y desaparición de tesoros irremplazables que hablan de quiénes somos y de dónde venimos. Ha llegado la hora de dar al patrimonio cultural la relevancia y atención que se merece, porque una vez que se destruye o se deja morir, desaparece para siempre. Y sin rastro, todos desaparecemos. 

¿Quieres enriquecer tu bandeja de entrada? SUSCRÍBETE a nuestras publicaciones

Compartir

Tu legado es tu historia

Podemos ayudarte a enriquecer tu valioso patrimonio y a que generes un impacto positivo y duradero en la sociedad