Patrimonio cultural, la esperanza para una sociedad en transformación

Por Blanca Lopez
Patrimonio cultural, la esperanza para una sociedad en transformación

Estamos asistiendo a dos fenómenos que ponen al patrimonio cultural en el centro de todas las miradas: por un lado, su alarmante deterioro por motivos tan dispares como la imparable urbanización del planeta, los conflictos bélicos y geopolíticos o la crisis financiera; por el otro, la creciente demanda de patrimonio artístico y patrimonio histórico en sectores como el turismo o el comercio de lujo. Curiosamente, este último fenómeno puede resolver las terribles consecuencias que tiene el primero para el patrimonio cultural. ¿Cómo lograrlo? Nosotros proponemos un plan de acción integral en el que propietarios (ya sean organismos públicos o privados), usuarios y consumidores colaboran para preservar y disfrutar de lo que la UNESCO define como «legado común de la humanidad».

Se está produciendo un preocupante proceso de deterioro de patrimonio histórico de valor incalculable debido principalmente a la imparable urbanización del planeta (más del 50 % de la población vive en áreas urbanas, porcentaje que alcanzará el 66 % en el 2050, según la ONU), la crisis financiera y los conflictos bélicos y geopolíticos. Sin ir más lejos, en España el 80 % de la población es urbana, y gran parte del patrimonio cultural rural de la Iglesia está desocupado. En India y China, los cambios radicales producidos en la sociedad y sus prácticas religiosas han provocado que numerosos palacios, jardines y templos ya no tengan un propósito ni uso definido. Países con gran riqueza arqueológica, como Méjico o Perú, se enfrentan al reto de cómo lograr su sostenibilidad a un coste asumible.  Y esto son sólo algunos ejemplos de una realidad compartida en cada país del mundo.

En definitiva, nos encontramos ante un vasto patrimonio histórico-artístico del que todos somos responsables y que solo sobrevivirá si aunamos los esfuerzos realizados por organismos públicos y organismos privados y apostamos por la promoción de modelos de gestión sostenibles.

Una visión integral del ecosistema del patrimonio cultural

Y, mientras tanto, crece la demanda global de la “cultura” como producto. Las personas están abrumadas por el exceso de información y buscan nuevas experiencias con impacto emocional, así como nuevas relaciones con las marcas y los servicios. Y esto no supone nada más que la oportunidad perfecta para salvar el patrimonio artístico; algo que solo podemos conseguir definiendo de la mejor manera posible el ecosistema o sector del patrimonio cultural, un ámbito sostenible de grandísimo potencial para la sociedad y un reto de transformación para sectores como el turismo o el mercado de lujo.  Mediante la colaboración directa entre propietarios públicos y privados, usuarios y consumidores en un contexto integral de estrategia a largo plazo, interculturalidad y responsabilidad medioambiental nos permitirá acceder a una fuente inagotable de riqueza. Un sector que se convertirá en el pilar de una sociedad más evolucionada que trascienda el puro materialismo económico y se sirva del patrimonio cultural como elemento diferenciador de generación de impacto positivo y transformador en la vida de las personas.

Foto de portada: Museo Nacional de Escultura de Valladolid ©Les Belles Maisons.

Compartir